top of page

Retomando Mi Camino Espiritual



Perderte es muy fácil. Decir que nunca más te vas a dejar influenciar de lo que está fuera de ti es muy fácil. Hacer de esta afirmación una realidad en tu vida no lo es.


Quise empezar este blog con esta frase de arriba, porque desde mi perspectiva, y de lo que he percibido en mi experiencia, siento que cuando llevas un tiempo considerable trabajando en ti misma, haciendo tu propio camino de despertar de conciencia, de esforzarte por convertirte en una mejor persona trabajando tus creencias, traumas, niño interior etc… llegas a un punto de autocomplacencia, o un punto muerto.

Donde no avanzas, estas ahí y te preguntas ¿ahora que sigue? Y no encuentras ese siguiente paso, no hay un curso nuevo que te llene, no hay nada nuevo en tu experiencia. Y es allí donde pueden pasar varias cosas, y te quiero compartir varias cosas que me han pasado a mí y me gustaría saber si alguna de estas te resuena también a ti en tu corazón.

Voy a empezar a enumerarlas, aunque no están en orden, pero creo que es más sencillo explicarlas así;


1. Perderte en la Matriz; este es el que más me ha pasado a mí en mis últimos 10 años, y de donde me he tenido que sacar con toda mi energía. La matriz, es este campo de energía que nos rodea, como una gran computadora gigante que proyecta un holograma de realidades sobre nosotros. Y esta computadora tiene un montón de programas discordantes que tienen como función distraerte de ti mismo. Para que enfoques tu energía afuera de ti y te proyectes en los demás. Nos distrae, muy efectivamente con las obligaciones laborales, con lo que creemos que son nuestras obligaciones familiares, con nuestras parejas, amigos etc.… y nos llenamos de debemos y no hacemos de nuestra vida, nuestra y autentica. Sino, que somos el reflejo programado de los deberías ser, de la programación matricial. Aunque te confieso que yo también las uso, el uso excesivo de las redes sociales, el tipo de videos que ves en tiktok, te programa. Todo afuera de ti es un programa, la pregunta aquí es, ¿Con que te quieres programar? Encontrarme a mí misma, ser autentica y valiente para ser quien soy, y mostrarle al mundo quien soy, sin que me interese la validación y la opinión de los demás me llevo años. Aquí, usualmente en la matriz te puedes quedar estancada muy fácilmente y no avanzar en tu camino espiritual. Hace meses me encontré con unas personas maravillosas que llevaron el primer curso que di de mentoría angelical hace más de 5 años, y me encanto reencontrarme con ellos y verlos, porque de verdad son personas increíbles, pero algo que note, fue que me dijeron todos, no hemos seguido practicando lo que aprendimos, siento que desde que terminamos la mentoría lo seguí practicando un tiempo y ahora aunque sé que he cambiado, no he seguido adelante con mis propias meditaciones y prácticas de conexión. Ahí entendí, lo fácil que es soltar y dejarte absorber por el día a día, y que este camino espiritual requiere disciplina y compromiso contigo mismo. El sanar es un acto de amor contigo mismo. Y lograr esto es un gran reto y es difícil. No es fácil romper con tu programación discordante y escribir una nueva por ti mismo.

2. Permitir interferencias externas: Si estas leyendo este blog no es coincidencia, es probablemente porque tú, al igual que yo, hemos escogido el camino difícil. Este camino del desarrollo personal y espiritual, es el camino difícil, empinado, el que no terminas, sino que siempre descubre que tienes algo que puedes mejorar o aprender de ti mismo; siempre desde el amor y la aceptación. Una de las cosas que me ha pasado en este viaje de regresar a mi amor propio, es el de creer en mí. ¿Cuántos sufrimientos nos hubiéramos ahorrado, si hubiéramos creído en nosotros mismos? Alguna vez te has preguntado ¿En qué momento de mi vida, permití que esta persona o esta situación pasará? Si es así, tú y yo permitimos que esa situación donde no fuimos valorados, apreciados, o donde la verdad de una persona afuera de ti, se convierte en la verdad tuya y pierdes totalmente el control de ti mismo. Pierdes tu poder personal. A mí me ha pasado, donde se me olvido que yo era la protagonista de mi vida, y le di el poder de mis pensamientos a otra persona. Y te cuento esta historia, solo para decirte que, así como permitiste que esto te pasara, así, puedes decidir de nuevo, y retomar tu poder, tu energía y volver a creer en ti. En el momento que te escoges a ti mismo, tu paz mental tu energía vuelven a ti. Nadie va a brillar como tú, nadie puedes hacer las cosas como tú las haces, al igual que tú no puedes hacer las cosas igual que tu vecino, amigos etc.… Cada uno de nosotros tiene una energía única y especial y nadie puede tomar tu lugar o hacer las cosas igual que tú las haces. Aquí es, cuando vuelves al camino del amor, a recordarte a ti mismo que eres energía consciente experimentando esta dimensión, aprendiendo y guardando en tu corazón todas las experiencias que has vivido en esta vida. Así que retoma tu poder, tu energía y cree en ti. Tú puedes establecer límites amorosos y crear en esta matriz la vida que tu decidas crear.

3. Interferencias espirituales: a travez de los años he conocido personas maravillosas, con unos dones espirituales increíbles, con capacidades de ver, sentir y oír a sus ángeles y guías. Y mientras avanzábamos en la mentoría, más dones suelen despertarse y activarse fuertemente. Y aquí es donde siempre he descubierto un quiebre un momento donde la persona o avanza grandemente o se estanca y retrocede. Llega un momento donde si no tienes lo que yo llamo la madurez espiritual (el actuar desde el amor y coherencia interior), permites que entidades y seres del astral realicen una interferencia en tu campo y te llevan en una búsqueda de crecimiento espiritual que te drena de energía, te sientes agotada, frustrada y en estado de alerta constantemente, llegando incluso a que te deprimas y sufras ataques de ansiedad. Llevándote esto, a un retroceso en tu camino, porque tu realidad pasa a ser “el mundo espiritual es peligroso y difícil para mí, mejor nunca hubiera hecho esto”. Cuando llegas a este punto, de tener estos pensamientos, puedes decidir de nuevo, lo voy a dejar y regreso a mi vida en la matriz, o decido de nuevo, soy valiente y regreso al amor. Porque entiendo que todo lo que sucedió es porque se me olvido que este camino, el camino espiritual es una maestría en el amor universal. Y olvide amarme realmente a mí mismo y vivir en armonía con mi entorno. Cuando regresas con esta conciencia de armonía y amor por tu mismo y tu entorno, tu energía cambia, tu vibración cambia y por lo tanto tu experiencia con el mundo espiritual cambia, y se llena de lo que estas vibrando; amor. Cambiar tu vibración lleva tiempo y responsabilidad contigo mismo. Pero definitivamente he descubierto que no podemos juzgarnos cuando nos equivocamos, todos en el universo se equivocan, tú también puedes hacerlo. Lo importante es aprender, generar conciencia y decidir de nuevo. Esta vez desde el amor.



¿Alguna de estas tres situaciones te ha resonado en el corazón? Yo he pasado por todas en algún momento de mi vida, y en algún momento nos podemos equivocar, darnos el permiso de equivocarnos, y volver a empezar. El problema no es equivocarte, el problema es pensar que los demás afuera de ti son el problema. Y que tú siempre tienes la razón. El problema está dentro de ti, tu realidad externa es un reflejo de quién eres en tu interior. Cada vez que algo pasa que no me agrada en mi vida, me pregunto, ¿Qué necesito sanar de mí misma, para cambiar mi vibración y resonar con lo que realmente deseo para mí?


Finalmente, quiero invitarte a que hagamos una reflexión, ¿Por qué empezaste este camino espiritual en tu vida? ¿qué deseabas lograr? ¿Qué te llevo a buscar el crecimiento y desarrollo personal? Encuentra tu porque, decide de nuevo, y veras que, és el para qué, el que te llevara de nuevo a tu propio camino de regreso al amor universal.


Gracias infinitas.


Yady Granada.


45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page