top of page

REFLEXIONES DEL MUNDO INTERIOR VS. EXTERIOR


Dentro de las muchas enseñanzas milenarias que hoy en día podemos estudiar, varias concuerdan que nuestro mundo externo es reflejo de nuestro mundo interior.  Del budismo y cristianismo, cada uno a su manera, en sus propias palabras nos han enseñado la importancia de tener pensamientos, obras amorosas y compasivas tanto con nosotros mismos como con los demás.

En esa linea, para mejorar mi realidad externa debo mejorar mi realidad interior. Es decir, voy a desarrollar la voluntad y valentía para sanar mis creencias limitantes. Al trabajar las creencias de mi mundo interior voy a mejorar la percepción de lo que sucede en mi mundo exterior.

Reflexionando un poco de la relación entre nuestros dos mundos, encontré…

Es muy común el habito en las personas de culpar a los demás por todo lo que les ocurre, mas sin embargo existe un profundo entendimiento que exhorta a las personas a ser responsables de si mismas y de su realidad. Que diferente seria si en vez de culpar afuera, primero reflexionamos dentro de nosotros mismos. Y nos hacemos la pregunta ¿Que creencia tengo dentro de mi, que genera que yo perciba que los demás tienen la culpa de lo que me sucede?

La mayoría de los seres humanos, estamos condicionados por los sucesos que nos aconteció en nuestra niñez, manteniendo en nuestra mente traumas o creencias  negativas que afectan nuestra vida adulta. Pondremos algunos ejemplos de estas situaciones, cabe señalar que son ejemplos generalizados y cada persona es única y no aplica para todos; Un hombre alcohólico en su adultez, pudo haber sentido en su adolescencia que no tuvo el cariño, tiempo, amor y aceptación como persona de sus padres y buscara no sentir por medio del alcohol ya que sentirse no amado es doloroso, creerá que es la víctima de sus circunstancias, y la creencia central negativa es, nadie me quiere como yo soy.

Otra persona en su vida adulta puede centrar su existencia solo en logros materiales, tratando siempre de “ser alguien en esta vida” o  tener dinero por encima de lo que sea, cerrando su corazón a cualquier interacción con otras personas que le recuerden que existen otras cosas de carácter emocional, en muchas ocasiones la creencia central negativa de estas personas suele ser; “Yo soy aceptado porque tengo dinero.” Viene de una carencia de validez personal y la necesidad de encontrar valía fuera de si mismo, ya que no se ama tal y como es.

En fin, hay muchos ejemplos generales de estas creencias hoy en día; que ponen en evidencia como mis acciones en el mundo exterior reflejan mi pobreza o riqueza interior. Es aquí donde vamos mas allábuscando sanar las creencias centrales negativas, para que nuestro mundo exterior sea un reflejo de un mundo interior con  amor y armonía.

El querer ser una mejor persona viendo mas allá de los estereotipos actuales para vivir con mas tranquilidad y alegría;  motiva a las personas a sanarse a sí mismas. Para empezar este viaje de sanación y mejoramiento continuo, le recomiendo que empiece por practicar el perdón.

El perdón; primero debemos empezar por perdonarnos a nosotros mismos. Todos hemos cometido errores en nuestras vidas y por lo tanto todos tenemos algo que perdonarnos a nosotros mismos. Solemos ser nuestros Jueces mas duros e inflexibles y estos juicios nos lastiman. Soltemos los juicios y culpas ,y perdonémonos a nosotros mismos. El perdonarnos nos liberara.

Finalmente podríamos decir, que nuestra percepción del mundo exterior puede ser como nosotros decidamos que sea; la felicidad y la paz dependen únicamente de nosotros mismos , de nuestra propia sanación interna y no de terceros o del mundo exterior. Creemos nuestra propia felicidad, siendo valientes, sanando nuestras creencias limitantes y tratándonos a nosotros mismos y los demás con amor.


‘Abrazo el cambio, aunque desconozco en lo que seré una vez cambie. Confío en mi mismo y suelto el control. Solo la paz y la armonía son mi realidad.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page